AMERICA LATINA ANTE EL RETO DE LA IMAGINACIÓN

Por Gustavo Espinoza M. (*)

Impedir la liberación de Lula en Brasil, dictar orden de captura contra Rafael Correa en Ecuador, amenazar con cárcel a Cristina en Argentina, acorralar a Daniel Ortega en Nicaragua, incriminar al paraguayo Lugo, desplegar una ofensiva en todos los planos con Nicolás Maduro en la República Bolivariana de Venezuela, y centrar fuegos contra Cuba.

 

En algo más de cuatro líneas, ésta formulación refleja la esencia de la táctica del Imperio en nuestro continente. Su objetivo estratégico, en consonancia, sigue siendo el mismo: mantener maniatados a los países de la región para arrebatarles petróleo, gas, cobre, productos cárnicos, agrícolas, recursos hídricos, y otros. Y avasallar la Independencia y la Soberanía de los Estados, para uncir a todos a su carro de dominación a fin de extender su control sobre el hemisferio, y otras latitudes del planeta.

 

Es curioso que justo en esta coyuntura es que se celebre en La Habana el XXIV Encuentro del Foro de Sao Paulo precisamente para analizar la ofensiva imperial y  las tareas de los pueblos de América Latina en el escenario que nos rodea. Tendrá ante sí el reto de la imaginación: es decir, idear conceptos que ayuden, en esta hora difícil.

 

Se ha dicho –y es verdad- que desde enero de 1959, cambiaron las cosas en nuestro continente. La epopeya de la Sierra Maestra abrió cauce a un nuevo proceso emancipador que fue asumiendo variantes, y adquiriendo modalidades diversas. Las más notables, en los años 70 del siglo pasado fueron la gesta insurgente de los militares peruanos liderados por Juan Velasco Alvarado; el gobierno de la Unidad Popular en Chile, conducido por Salvador Allende; y la episódica, pero rica, vivencia boliviana de Juan José Torres.

 

El “Triángulo rojo” le llamaron los voceros del Pentágono a estos tres países unidos, en ese momento, por su experiencia liberadora. Y no sólo por odio al color, sino sobre todo por miedo al ascenso de los pueblos, aplastaron con las armas que tuvieron a la mano, cada uno de esos procesos sociales que marcaron época en el siglo XX, y que fueran complementados, en su momento, por la valiosa experiencia sandinista,  que aún perdura.

 

En el nuevo siglo –y cuando el Imperio ya cantaba victoria definitiva- la gesta venezolana liderada por Hugo Chávez cambió el rostro de todos. A partir de allí cobraron fuerza movimientos emancipadores que enarbolaron la bandera de los pueblos. “El Socialismo del Siglo XXI” se le llamó -quizá con precipitación- a esa ola de verdaderas acciones antiimperialistas que pergeñaron un camino inédito de luchas al sur del rio Bravo.

 

Un trago amargo para los Estados Unidos, sin duda, del que busca hoy recuperarse en una nueva etapa de contraofensiva. Esa, es la que anotamos hoy; y a la que debemos responder con la fuerza de una causa que se levanta desde la base misma de la sociedad latinoamericana. Bien mirada la cosa, ya van casi veinte años de lucha en este escenario complejo en el que los pueblos avanzan y sufren derrotas; y el Imperio retrocede, pero no renuncia. Eso explica, en buena medida, lo que hoy ocurre.

.

Como línea general, la administración norteamericana y las oligarquías criollas buscan escarmentar  a los pueblos castigando a sus conductores más calificados.  Piensan que, de este modo, van a lograr que la gente renuncie a luchar por los cambios, y que quienes lideran las acciones  emancipadores, habrán  de terminar  ”tirando la esponja”. Craso error, sin duda. Que los pueblos no se cansan nunca lo acreditan los hechos que hoy nos conmueven: el ascenso de Cuba, la consolidación del proceso bolivariano, la derrota de los grupos sediciosos en Nicaragua; pero también el 42% de los votos alcanzados por la oposición progresista  colombiana, y la impresionante victoria de López Obrador en tierra azteca..

 

No hay mucho tiempo para ponerse a analizar si se mantendrá, o no, la fuerza popular colombiana que ungió como su vocero a  Gustavo Petro.  Más importante que eso es trabajar para que la unidad surgida –casi imprevistamente- en los comicios pasados en la tierra de Nariño, se consolide y avance   Y asegurar, al mismo tiempo  que el proceso mexicano cuente con la solidaridad de los pueblos de todo el continente, a fin que no retroceda,  ni  muestre debilidad alguna.

 

Lo mismo puede decirse  de otras experiencias que hoy asoman en nuestro suelo. Lo fundamental no es discutir los supuestos –o reales- errores de Lula, sino arrancarlo de la prisión; ni  examinar con lupa  las deficiencias del Sandinismo, sino derrotar a los grupos sediciosos que trabajan para derribar a Ortega. Tampoco resulta hoy lo mejor  especular en torno a la capacidad que tenga  el nuevo mandatario mexicano de resistir las maniobras del Imperio, sino dotar a su gobierno del apoyo continental necesario para enfrentar la agresividad  de la Casa Blanca en cada una de sus modalidades operativas.

 

Y para eso, lo que hace falta es consolidar la unidad de los pueblos, encontrar un lenguaje común,  que nos permita enfrentar unidos la agresividad del Imperio, y diseñar una práctica concreta que nos ayude a avanzar por la ruta compleja de la liberación nacional y social.  Pero, sobre todo, empinarse sobre la imaginación para multiplicar esfuerzos, voluntades solidarias, caminos entrecruzados y batallas simultáneas.

 

Cada uno de nuestros países -sobre la base de una historia común- tiene vivencias distintas. Nos une la herencia cultural y los elementos de una lucha que se entroncara desde los años de Túpac Amaru hasta nuestros días. Para salir adelante debemos dar rienda suelta no sólo a nuestra lucha, sino también a nuestra rica capacidad creadora. Ella, nos ayudará a encontrar la ruta del futuro. Para eso necesitamos –decía José Carlos Mariátegui- “una poderosa facultad de imaginación. Los libertadores fueron grandes porque fueron, ante todo, imaginativos. Insurgieron contra la realidad limitada, contra la realidad imperfecta de su tiempo”. Y es eso, lo que nos corresponde hoy.

 

 

(*)  Del Colectivo de Dirección de Nuestra Bandera.  http://nuestrabandera.lamula.pe

Anuncios
Categorías: Integración Latinoamericana, Nuestra América, Patria Grande, Paz, Soberanía, Solidaridad, Venezuela | Deja un comentario

Un bastión moral llamado Cuba

foto-malecon-banderas-ano-nuevo-cuba-2016-copia-580x320

En cualquier balance afectivo e intelectual (juntos o separados) que hagamos en América Latina y el Caribe, encontraremos a Cuba como referente infaltable y como deuda impagable. No son pocos los protagonistas políticos, intelectuales o artísticos que no tengan, en su vida y obra, una fuente referencial originaria de Cuba. Quienes crecimos con la Revolución, que supimos de ella con sus victorias y sus tropiezos, tenemos la ganancia especial de su ética de su resistencia expresadas en todas sus batallas. Cuba nos enseño la importancia del ser y el hacer revolucionario a pesar de todos los pesares. A pesar, incluso, de las diferencias y las indiferencias. Cuba estuvo y Cuba está ahí, siempre firme. Entiéndase aquí el concepto Moral como lo entendía Sánchez Vázquez: https://marxismocritico.com/2015/03/12/moral-y-politica-adolfo-sanchez-vazquez/.

Es inimaginable la “izquierda latinoamericana” sin la influencia, desigual y combinada, que Cuba implica en la hora de entender el presente continental y las tareas del futuro inmediato. Es inimaginable la “Patria Grande” sin el fulgor revolucionario de Cuba en las horas decisivas para la unidad continental y en las horas cruciales de las luchas “particulares”.

No es sólo la figura de Fidel (por sí sola una herencia monumental de teoría y práctica), no es sólo el papel de Raúl, estratega y soporte de mil tareas; no es sólo Camilo y el Ché con la didáctica de la acción sin dobleces… es también “Casa de las Américas”, es la Revolución Agraria y la Urbana. Es la Revolución de la Salud y de la Educación, la Revolución de la Ciencia, la Revolución de la Filosofía, la Revolución de la Poesía y de la Canción… la resistencia y la inteligencia para vivir viviendo la dignidad. Y nada de esto sin debates, sin dudas o sin reconsideraciones.

Así, aprendimos que el amor a Cuba (entre otros “requisitos”) incluye el odio al bloqueo; que no se puede hablar de Cuba sin un balance preciso de lo que ha perdido (lo que le han arrebatado en lo objetivo y en lo subjetivo) por el “embargo”. No se puede, no se debe, hablar de Cuba sin una estimación correcta del valor moral que representa, casa por casa, poner cara a todas las adversidades y defender organizadamente la praxis revolucionaria contra toda la ofensiva económica, política y mediática que no se ha detenido, ni un segundo, desde el triunfo de la Revolución con sus “barbudos”.

Y también, bajo los acosos de todo tipo, Cuba desarrolló su proyecto democrático decidida a fijar parámetros propios y a jugarse la vida política en diferenciándose de todos los formatos hegemónicos y de cierta incapacidad pertinaz de algunos para entender otras formas de la vida democrática, en las condiciones históricas concretas, sin los formularios predominantes. También en esto le ha llovido metralla con algunos “misiles” de “fuego amigo”. En todo caso es un debate abierto… como debe ser.

Cuando se habla de la economía cubana concurre toda suerte de valoraciones, especulaciones y equivocaciones. Juntas o por separado. Algunas, con cierta suficiencia doctoral, se sienten habilitadas para desplegar sus recetarios teledirigidos para constituirse en autoproclamados Mesías de las soluciones perfectas. Al otro lado de la irracionalidad abundan los que sueñan una Cuba “abierta de par en par”, claudicando soberanía y principios socialistas. No faltan los “términos medios”, componedores o conciliadores, que suponen posible un poquito de capitalismo y un poquito de socialismo para un coctel moderado plagado con espejismos y trampas. Pero es potestad y prerrogativa del pueblo cubano indagar y probar toda suerte de soluciones que, en las condiciones concretas y sin acostumbrarse a ellas, garantice los requisitos indispensables para una vida buena y digna sin rescindir principios y sin abandonar la lucha por el socialismo. “Con la Revolución todo, contra la Revolución nada”. Y el imperio a unos cuantos kilómetros.

Así que uno no puede ni debe quedarse indiferente, o sólo expectante, ante el proceso electoral cubano con todo lo que eso implica y con todo lo que eso nos involucra. Es, aunque algunos no lo sepan o algunos no lo quieran, también un proceso de trascendencia continental e histórica, que reclama a los pueblos atención y solidaridad patentes desde cada rincón y hasta los corazones ejemplares del pueblo revolucionario de Cuba. Es preciso un acuerdo político desde las bases, para explicar, paso a paso, lo que en Cuba sucede (y suceda) y es imprescindible una acción comunicacional organizada que deje saber a los cubanos cómo sentimos y vivimos sus decisiones cruciales con la envergadura y la vigencia de la Revolución cubana… Revolución amada, también, nuestra.

La única expresión válida para Cuba es la participación internacionalista y enérgica de los trabajadores, de su pueblo. Su intervención directa en los problemas que se suceden sin cesar y el fortalecimiento de las fuerzas e instrumentos para organizarse, siempre con base en métodos de formación avanzada. Dar vigor renovado a las asambleas, los consejos obreros y distritales sin privilegios ni burocratismos. Profundización de una democracia viva y directa, ejercida como expresión que esculpe la historia y del partido para no reducirse a la sola elección de personas y coyunturas. Que el pueblo gobierne al pueblo, de manera masiva y trasparente en elecciones periódicas y con un programa dinámico capaz de disponerse, desde su método, a perfeccionarse permanentemente. Democracia contra el bloqueo y los errores, democracia dialéctica de una Revolución cultural y educacional, convertida en sufragio y viceversa, democracia participativa y protagónica de escrutinio permanente en todos los niveles. Consulta seria y organizada en todos los ámbitos de la política económica y la práctica sistemática de la voluntad colectiva.

Cuba es una insurrección de dignidad permanente convertida en didáctica serena, consejera de ideas y de acción vivificante. Es un puente tendido entre la Revolución de un pueblo decidido a ser libre y las luchas que se miran en su espejo para madurar sus rebeliones. Cuba es más grande que el bloqueo, que todos los bloqueos, porque se hizo de cimientos históricos propios para perpetuarse en su renovación empecinada de futuro. Porque, lo dicho, a pesar de todos los pesares, de las agresiones y los atropellos, ahí está Cuba con su bandera Socialista al viento agitándose bailarina y saludo, de cara a la historia y de la mano de los pueblos que, con los pobres de la tierra, ha querido echar su suerte. Voluntad férrea, Cuba hermana, bastión de moral en pie de lucha.

 

Categorías: leer más | Deja un comentario

Perú. Los 12, la dictadura de las minorías

bandera

33 serán los Jefes de de Estado y de Gobierno que deberán reunirse en Lima en abril, con motivo de la VIII Cumbre de las Américas. De ellos, 12 constituyen lo que se ha dado en llamar “el grupo de Lima”, formado a iniciativa del mandatario peruano, Pedro Pablo Kuczynski; y cuyo propósito, declarado desde un inicio, fue plegarse al carro yanqui en la ofensiva contra la Venezuela Bolivariana.

Este “grupo” se ha reunido varias veces, y en todas ellas ha abordado su agenda monotemática: cómo atacar a la administración de Caracas sirviendo a los dictados de la Casa Blanca. La palabra de Donald Trump alentando esas iniciativas, sonó fuerte desde un inicio, aunque no dejó de registrar agresivas expresiones contra algunos países, entre ellos, el nuestro.

El mandatario yanqui, en efecto, dijo no hace mucho que el Perú recibía “ayuda norteamericana”, pero que a cambio de ella le enviaba droga, vale decir, Cocaína. Se cuidó, por cierto, de admitir una verdad monda y lironda, es que Estados Unidos es el país que más consume esa droga en el mundo y que, en el marco del “libre mercado” los exportadores peruanos del sector encontraban en la patria de Jorge Washington sus mejores clientes.

Es bueno recordar que a mediados del 2016, cuando aun no se habían producido las elecciones en los Estados Unidos de Norteamérica, PPK, ya ungido Presidente Peruano, abogaba por Hillary Clinnton, asegurando que la elección de Donald Trump “acarrearía enormes peligros” para nuestra región. Hay que admitir que , en eso, tenía razón.

Esos peligros están en marcha, solo que PPK se sumó a ellos desde que el Republicano asumió su cargo el 20 de enero del 17. Y se concentraron en la Patria de Bolívar, considerándola punto de inicio para una ofensiva generalizada cuyo blanco mayor es Nuestra América con sus ingentes recursos petroleros, gasíferos, mineros, y acuíferos, a más de su grandiosa bio-diversidad.

Es claro que la política del señor Trump no tiene sólo un tinte “personal”. Lo personal, es su estilo. Pero la esencia de ella responde a los intereses de los grandes monopolios y de las corporaciones multinacionales, empeñadas en apoderarse del mundo a cualquier precio Para ellas, la guerra es apenas una contingencia del proceso histórico, consustancial a la naturaleza humana y que, si bien genera muerte y destrucción, eso debe considerarse apenas “daños colaterales”. Lo importante, será siempre el rédito financiero que de ella se derive.

Trump estuvo un tiempo entretenido en Irak, y luego se metió en una violenta “guerra verbal” contra la administración de Pyong Yang. Pero los propios coreanos -del norte y del sur- le pusieron un “paralé”. Unos, defendiendo su soberanía como Estado Socialista; y los otros su subsistencia física habida cuenta que asomaban ofertados como carne de cañón por el Imperio, apenas volaran misiles por los cielos del sud este asiático.

De ese modo, el Donald de la historieta de hoy salió pitando de la zona y buscó nuevos rivales. Nicolás Maduro, fue el elegido. Y la campaña contra él alcanzó los más altos decibeles que se conocen en nuestro tiempo. Lo acusan de todo. Lo califican de dictador, aseguran que tiene “manchadas las manos de sangre”, que es un asesino, y un ladrón; que “roba a manos llenas” y que “mata de hambre a su pueblo”.

La “prensa grande” y los áulicos del Imperio –desde Aldo M. hasta “Beto” Ortiz, pasando por todas las damiselas de la tele -que no saben de la misa a la media acerca de lo que ocurre en el mundo- llenan de improperios al Jefe de Estado Venezolano que está impulsando –al lado de su pueblo- un proceso profundo de cambios sociales –la Revolución Bolivariana- que se propone asegurar nuevos niveles de justicia y otra distribución de la riqueza en ese país de nuestro continente.

Hay que tener un poco de sentido común para entender realmente las cosas. Lo que hoy dice la clase dominante contra Maduro, Correa, Evo, Ortega o Lula; es básicamente lo mismo que dijo la clase dominante contra Túpac Amaru y Túpac Katari en el siglo XVIII. Lo mismo que dijo la clase dominante en el siglo XIX contra don José de San Martin y Belgrano; contra Antonio José de Sucre y Simón Bolívar. Lo mismo que dijo la clase dominante en el siglo XX contra Sandino, Farabundo Martí, Fidel Castro o Ernesto Guevara.

Es, vale decir, un conjunto irrepetible de infundios canallescos que se orientan apenas a encubrir la política de crimen y rapiña que alientan y promueven los explotadores en todo el continente. De eso, los peruanos tenemos ejemplos en abundancia.

Miremos simplemente nuestro escenario. ¿Alguien en su sano juicio puede creer que Alan García, Keiko Fujimori o PPK son gente honrada? ¿Alguien se atrevería a afirmar que García no tiene las manos “manchadas de sangre” luego de los sucesos de “El Frontón”, “Los Molinos” y otros crímenes? ¿Qué Alberto Fujimori y los suyos son “inocentes” luego del exterminio y el saqueo que consumaron contra el Perú en décadas pasadas? ¿Qué PPK es un Santo Varón, ajeno a turbios manejos financieros a costa del Estado? ¿Tienen ellos autoridad moral para denigrar al Jefe de Estado de un país hermano, cuya realidad desconocen, pero enlodan al dictado del Imperio?

Las matemáticas que usan los Mandatarios de algunos países, son curiosas. 12 resuelven decidir sobre la voluntad de 33. Como para esos 12, el Presidente Maduro no es “bienvenido”, tampoco debe serlo para los 33 que se reunirán en abril. Ya ellos decidieron eso, en nombre de la “democracia”, y su “acuerdo” debe ser acatado por todos, incluso el “acusado”, al que PPK invitó con palabras laudatorias y zalameras , -y hasta melosas- hace apenas unas semanas.

Para ser consecuentes, esos 12 debieran acordar ya que el señor Trump será ungido como el “Visitante Ilustre” en la Cumbre, y que sus instrucciones serán acatadas sin dudas ni murmuraciones; que los 33 deberán arrodillarse a su paso y rendirle los honores y pleitesías que su alta investidura “se merece”. Por añadidura, los 12 habrán de decretar que sus decisiones serán cumplidas por los 33, que estarán, apenas, pintados en la pared.

Y es que a “los 12”, les importa una higa lo que piensen los otros mandatarios, por más que sean Presidentes como ellos, o Jefes de Estado o de Gobierno, por más que tengan también voz en las deliberaciones, y voto en las resoluciones. A los 12, lo que les importa, es la voluntad de los 12. Y es que esa “voluntad” deriva de una orden: la que trajo el Secretario de Estado Yanqui RexTillerson. El fue el trasmisor de las instrucciones de Trump. Los 12, los acatadores de la orden. (fin)

Por Gustavo Espinoza M. (*)

(*) Del Colectivo de Dirección de Nuestra Bandera.

Categorías: leer más | Deja un comentario

Eduardo Sosa: Una tonada de amor y trova

DSC_8300-300x250

Un café bien fuerte, su Santiago de Cuba natal, la familia y la música son para Eduardo Sosa pasiones para toda una vida; porque la abuela fue su inspiración melódica, Santiago la cuna, el café el recuerdo de las plantaciones que le rodearon una vez y la música, la música es su enamorada eterna. Da la impresión que Sosa tiene un carácter muy serio, inmutable, pero nada más alejado de la esencia del trovador. “Yo sigo siendo un cubano de a pie, jaranero y trato de ser coherente ante todo”.

 

Categorías: cultura | Etiquetas: | Deja un comentario

En guerra permanente. Por Nora Fernández

El 6 de Noviembre se celebró el Día Internacional de la Prevención de la Explotación del Medio Ambiente por la Guerra y los Conflictos Armados, fue una decisión aprobada por las Naciones Unidas el 2001 que se basó en los efectos que sobre el medio ambiente tienen la guerra y los conflictos armados, generalmente no incluidos en nuestros recuentos de daños de guerra que se limitan al número de víctimas humanas. Sabemos que los conflictos armados incluyen estrategias de guerra como la quema de cosechas, la tala de bosques, el envenenamiento del aire, del agua, del suelo y la destrucción de ciudades y de infraestructura para lograr ventaja militar. Ya los romanos contaminaban los suelos de sus enemigos con sal inutilizándolos para la agricultura y hambreando y debilitando a sus enemigos. La guerra favorece y facilita, además la explotación del medio ambiente al aumentar la necesidad de sobrevivir a cualquier precio.

 

Las Naciones Unidas, en su programa del Medio Ambiente (UNEP en inglés), encontraron que durante los pasados 60 años por lo menos el 40% de los conflictos internos han estado vinculados a la explotación de los recursos naturales de gran valor (madera, diamantes, oro, petróleo) o escasos (el suelo fértil y el agua). Descubrieron, además, que los conflictos relacionados a recursos naturales tienen el doble de probabilidades de repetirse. Por esa razón fue que adoptaron el 2016 una resolución que reconoce el papel que los ecosistemas saludables juegan en la reducción de los conflictos armados. Las Naciones Unidas han reafirmado, por todo esto, su compromiso con la paz y con estrategias en su favor (Transforming our world: the 2030 Agenda for Sustainable Development –Transformando nuestro mundo: Agenda a favor del Desarrollo Sustentable 2030) (1).

 

Pero a pesar de los compromisos por la paz, la guerra se impone como estrategia de expansión. Esfuerzos que documentan los costos humanos y ambientales ayudan a entender que la paz es la única opción, estos esfuerzos son particularmente importantes en tiempos en que una ideología guerrerista se expande y la guerra es aceptada como permanente y se promueve un proyecto globalizador que además genera consenso a favor del uso de armas nucleares en los conflictos armados.

 

La guerra cuestionada

 

Estados Unidos y el resto de occidente favorecen una estrategia de guerra permanente, contra humanos y naturaleza, alimentando un ciclo autodestructivo doloroso y en extremo peligroso porque incluye la creciente aceptación del uso de materiales nucleares. Los materiales nucleares implican al plutonio y uranio empobrecido pero también bombas de capacidad variada, muchas con capacidad atómica muy superior a las de Hiroshima y Nagasaki. Las bombas atómicas que Estados Unidos usó contra Japón tenían entre 15 y 21 kilotones y generaron un hongo nuclear que no alcanzó los 10 mil metros de altura, que no es poca altura, un avión comercial de pasajeros viaja a una altura de 10 a 15 mil metros. Pero la capacidad atómica hoy ha aumentado en cien, mil y más veces, por ejemplo, la bomba atómica norteamericana B83 tiene mil kilotones y un hongo nuclear que llega a los 20 mil metros de altura y la Castle Bravo tiene 15 mil kilotones y un hongo nuclear que alcanza los 30 mil metros de altura pero la bomba atómica rusa “Bomba del Zar” es un gigante, con 50 mil kilotones y un hongo nuclear que alcanza los 40 mil metros de altura. (2)

 

La perspectiva de guerra permanente de la mano con un proyecto globalizador (antaño: imperialista) impone, o trata de imponer, los intereses de un grupo dominante. En sus 500 años de dominio occidente no ha sido ni flexible ni abierto, ni ha tomado responsabilidad sobre sus acciones, siempre los malos han sido otros, los sin Dios, los con otro Dios. Vistos como los “elegidos,” los “civilizados,” hemos impuesto nuestro modelo a los “salvajes.” En América, África o Asia, los “salvajes” han sufrido los esfuerzos civilizatorios occidentales traducidos en opresión, genocidio, esclavitud. La arrogancia occidental entiende al resto como amnésicos que olvidan los males sufridos y agradecen las imposiciones, occidente mira con los ojos del dominador.

 

La globalización se vende como panacea pero es un proyecto injusto, opresivo, esclavizador que contribuye a la explotación de niños, mujeres y hombres y a la destrucción y explotación ecológica. Se impone con un doble discurso (antaño: hipocresía) que dice favorecer la “diversidad” (de género, sexual, racial, étnica) al tiempo que termina con los derechos humanos y los derechos laborales y sociales establecidos. Se trata de explotar más y mejor, no de alcanzar igualdad socio-económica o justicia social. El proyecto alimenta pirámides paralelas a la del hombre blanco adinerado. Pirámides que al tiempo que permiten que unas pocas mujeres, que unos pocos hombres no blancos, alcancen cúspides corporativas, mantienen intactas las estructuras del poder. Se globaliza a favor del ilimitado enriquecimiento de una élite global corrupta, mientras jugosas migajas benefician a sus intermediarios. Es aceptable tener billonarios no blancos, y hasta mujeres billonarias, siempre que el control y el poder queden en manos de los más ricos. La naturaleza de la carrera a la cima se encargará de que los “diferentes” que lleguen no sean demasiados y al fin, llegan ricos, y los ricos no tienen más foco que acrecentar su fortuna y velar por sus intereses.

 

La misma élite que usa el militarismo ha logrado, generalmente, tener a las Naciones Unidas a su servicio y promover desde allí también su agenda. El poder se reinventa imponiendo su nueva-vieja ideología totalitaria a partir de los años 80. Con el fin del período de pos-guerra termina también la primavera de los 60. Es el “adiós” a los hippies, a los izquierdistas, a los críticos. Y el “hola” a la policía militarizada vestida a lo Darth Vader, a las computadoras, celulares y juegos cibernéticos, a los entretenimientos masivos con sueldos millonarios, a los políticos de pacotilla que nos mienten, a los feminismos acomodados y jeans de diseño, tacones altos y uñas y pestañas postizas, a la comida basura que crea obesos, y al crédito, o mejor dicho a la deuda -a muy alto costo para los pagadores de intereses pero gratis para los bancos prestamistas que reciben el dinero al 0%.

 

La guerra como estrategia ha sido cuestionada hasta por los propios militares. Ya en 1933, el Major General Smedley Butler, el soldado más condecorado de los Estados Unidos, la vio como vehículo para el enriquecimiento de unos pocos, su discurso se hizo libro. La guerra es un chantaje, dijo, un fraude, que beneficia a los menos y que pagan, dolorosamente hasta con sus vidas los más. Smedley Butler, que se alistó en los Cuerpos de Marina en 1898, peleó en la Primera Guerra Mundial y predijo que habría una Segunda guerra y que otras guerras la seguirían, porque las guerras son un buen negocio para el círculo interno que las promueve. Smedley Butler entendió que era imposible terminar con la guerra desde Ginebra, hablando. Smedley Butler argumentó que para terminar con la guerra es necesario terminar con el negocio de la guerra, con sus ganancias, permitir que los soldados –quienes tienen que pelear, decidan si debe haber o no guerra, y limitar a las fuerzas militares a la defensa del país, terminar con las acciones extraterritoriales. (3)

 

Estados Unidos y la guerra permanente

 

En Estados Unidos la guerra ha sido cruenta. En la Guerra Civil de 1861-1865 y según el censo anterior a esta (1860) murieron el 8% de todos los varones blancos de entre 13 y 43 años de edad, incluyendo el 6% en el Norte y el 18% en el Sur. Esta guerra destruyó la riqueza del Sur y no menos del 40% de la riqueza del Norte y su efecto económico perduró hasta el siglo 20. No es sino hasta la guerra con Vietnam que en Estados Unidos surge resistencia masiva contra la guerra de conscripción. Pero el concepto de guerra permanente se re-impone con la ofensiva de George Bush (padre) en 1991 contra Irak y con los posteriores golpes de la administración Clinton. El 2003 la administración Bush (hijo) adopta el ataque “preventivo” con aprobación del Congreso aunque no cuenta con la aprobación de las Naciones Unidas y Kofi Anan lo cuestiona describiendo esta política como “un acto ilegal de guerra.” De todas formas la estrategia se impone. Para el 2015, y luego de las invasiones a Irak (2003) y Libia (2011), Barack Obama (presidente desde el 2009) comenta en un discurso en la base de la Fuerza Aérea en Tampa (Florida) que su presidencia es de tiempos de guerra basados en una autorización extendida 15 años atrás por el Congreso. Dice que las “democracias no deben operar en estado de guerra autorizada permanente…no es bueno para nuestros militares…no es bueno para nuestra democracia.” Pero Obama no cambia esto. (4)

 

El presidente entrante, Donald Trump, se estrena en su cargo lanzando MOAB –la madre de todas las bombas, sobre Afganistán. Es una bomba (no nuclear) de 10 toneladas, pintada de color naranja brillante parece una nave. Brian Williams, reportero de MSNBC, comenta por televisión que verla le recuerda las palabras de Leonard Cohen: “ Soy guiado por la belleza de nuestras armas. ” (5) Su comentario arrogante sale al mundo. No es moral olvidar la capacidad destructiva de una bomba y deshumanizar a quienes van a recibir su impacto. Ese año Trump aumenta el presupuesto militar en un 5% y comenta que “la pelea es maravillosa.” Washington y la Prensa navegan en un mar militarista.

 

La huella ecológica del militarismo y de la guerra

 

Naturalmente, se trata también de ignorar la huella ecológica militar que en el caso de los Estados Unidos es enorme dentro y fuera del país. Estados Unidos tiene 4127 instalaciones militares (del total unas 860 fuera del país) que ocupan 7,7 millones de hectáreas. La cabeza del Departamento de Programas Ecológicos del Pentágono, Maureen Sullivan, explicó el 2014 que lidiaba con 39 mil sitios contaminados, con un costo estimado de US $ 27 mil millones. El ex congresista por Michigan, John D. Dingell, quien fue congresista por 60 años y sirvió en la Segunda Guerra Mundial, argumentó con preocupación que prácticamente todos los sitios militares de Estados Unidos están seriamente contaminados. Barry Sanders, prestigioso jefe de investigación nominado dos veces para el Pulitzer, ha dicho que la guerra contra el terror es una guerra contra el planeta. Y el antropólogo norteamericano David Vine, en su libro “Base Nation” (2015), argumenta a favor de suprimir las bases de ultramar, que juegan un papel en la expansión de Estados Unidos y mantienen una perspectiva racista, generan daños ecológicos y accidentes, y cuyo personal ha causado crímenes serios por lo que, no sólo son costosas, sino que perjudican a los Estados Unidos y al mundo. (6)

 

La contaminación ambiental del militarismo es enorme. El departamento de Defensa de los Estados Unidos por si solo produce más basura que las 5 mayores corporaciones químicas de los Estados Unidos, incluyendo uranio empobrecido, petróleo, pesticidas, herbicidas, plomo y radiación producida durante la manufactura, el testeo y el uso de armas. Miles de kilos de micro partículas radioactivas altamente tóxicas, por ejemplo, contaminan el Oriente Medio, Asia Central y los Balcanes. Las minas y bombas de racimo están diseminadas en áreas extensas desde el fin de la guerra. El 2009, 34 años del fin de la guerra de Vietnam, la contaminación por dioxina en Vietnam era 300 o 400 veces mayor que lo normal, resultando en severos defectos de nacimiento y cáncer en la tercera generación de afectados. Irak, un exportador de alimentos, importa hoy el 80 por ciento de sus alimentos debido a que la guerra y las políticas militares desde la guerra causaron desertificación. (4)

 

Abandonando Kuwait el ejército de Irak incendió más de 600 pozos petroleros, entre 5 y 6 millones de barriles de petróleo se volvieron humo junto con 70 a 100 millones de metros cúbicos de gas natural. Las nubes cubrieron casi 26 mil kilómetros cuadrados, bloqueando el sol y matando miles de personas por inhalación del humo agrio. Además 60 millones de barriles de petróleo se filtraron en el suelo envenenando cerca del 40% del agua subterránea, y cerca de 6 millones de barriles se filtraron al mar formando un enorme derrame petrolero que destruyó peces, pájaros y mamíferos locales y terminó con la pesca del camarón. De acuerdo a la Agencia de Protección del Medio Ambiente de los Estados Unidos cada galón (3,8 litros) de gasolina produce 19 libras (8.6 kg) de CO2, las fuerzas armadas enviaron 400 millones de libras (cerca de 180 millones de kilos) de gases de efecto invernadero a la atmosfera diariamente. (4)

 

Los costos de la guerra “contra el terror” son un terror

 

El Instituto Watson para Asuntos Internacionales y Públicos (Watson Institute for International and Public Affairs) de la Brown University ha completado un detalle estimando los costos humanos de esta guerra, incluyendo a los soldados americanos que mueren directamente bajo el fuego enemigo, a los subcontratistas y los aliados, a sus oponentes y a la población civil muerta directa o indirectamente en ella o por ella. Sus cálculos ascienden a 1. 261.000 personas hasta el 2016, la gran mayoría de ellos son civiles y 14.000 son soldados y contratistas. Los costos financieros no se limitan a los costos humanos, sino que incluyen también los tratamientos a los soldados que regresan a los Estados Unidos y completas papeles para recibir asistencia debido a daños físicos, emocionales o sicológicos, que no siempre se completan de inmediato pero que son inevitables y que para Marzo del 2014 ascendían a 970 mil pedidos formales de asistencia. Además la guerra ha causado millones de personas desplazadas indefinidamente que viven en condiciones muy precarias; el número de refugiados afganos, iraquíes y pakistaníes se calcula en 7.6 millones. Gran parte de los dineros supuestamente destinados a esfuerzos de reconstrucción y ayuda humanitaria se han perdido, robado o han sido usados fraudulentamente en proyectos no sustentables. En Afganistán han desaparecido ecosistemas, fauna y flora, los suelos sufren desertificación, la foresta desaparece, el 85% de las aves migratorias han desaparecido del área. En Irak la infraestructura ha sido devastada, incluyendo los servicios de salud y educación. Las promesas de democracia tampoco se han cumplido, en Afganistán los señores de la guerra controlan el poder y la sociedad continúa segregada en términos de género y etnicidad. (4)

 

El mito de que la guerra es buena para la economía es falso, las guerras destruyen también las economías. De acuerdo a Paul Krugman (Nobel en Economía) la guerra es cara y causa daños económicos serios incluso al ganador. Joseph Stiglitz (Nobel en Economía) está de acuerdo con Krugman y explica que la Segunda Guerra Mundial no sacó al mundo de la gran depresión como se dijo, sabemos que esto es falso y que la paz es mucho mejor para la economía que la guerra. Dean Baker (economista) explica que los modelos económicos muestran que los gastos militares desvían recursos que deberían haber tenido usos productivos y al hacerlo enlentecen el crecimiento económico y reducen el empleo. Joshua Goldstein explica que la guerra termina con la riqueza, deprime la economía, afecta negativamente los mercados, por lo que impide el desarrollo económico y desarma la prosperidad. En tiempos de guerra los precios y las ganancias aumentan pero los salarios y su poder comprador bajan, explicó James Galbraith el 2004 diciendo que “rufianes, especuladores y gente bien conectada se hace rica. La gente trabajadora y los pobres sobreviven como pueden.” Se produce además un deterioro en los ahorros debido en parte a mecanismos invisibles como la inflación impositiva. O sea la guerra es terrible para la mayoría de la gente y solo una bonanza para unos pocos. (4)

 

Los gastos militares del mundo el 2016 fueron de US $1 300 millones, el 2% del PIB mundial. Estados Unidos gastó un poco menos del 50% del gasto total del mundo, US $611 mil millones, lo siguieron Francia, Reino Unido, Alemania e Italia que juntos gastaron US $173 mil millones, China gastó US $215 mil millones. El presupuesto de Obama para el 2017 dedicó el 63% a gastos militares (parte de esta suma bajo gasto discrecional) y el de Trump para el 2018 aumentó los gastos militares en un 5% alcanzando al 68% del total presupuestado. En Canadá los gastos militares también han aumentado a partir de 1999 y para el 2010-2011 se alcanzó el mayor presupuesto militar desde la Segunda Guerra Mundial. Canadá no figura entre los 15 mayores, sus gastos militares fueron de US $15 mil millones, invierte alrededor del 1.2% de su PIB (Producto Interno Bruto) pero como miembro de la OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte) tiene el compromiso de invertir el 2% de su PIB. (4), (7)

 

Justamente porque la guerra es un evento funesto para la humanidad se hace crucial cuestionarla abiertamente como estrategia fallida. La guerra se presenta como última solución, estrategia de último recurso, pero no es solución ni es aceptable. Facilitar la paz es la única solución. Es relevante reflexionar sobre, y tratar de implementar, las recomendaciones que el General Smedley Butler hizo a los Estados Unidos: terminar con el negocio que es la guerra y favorecer políticas defensivas no intervencionistas. Es suicidio aceptar la guerra permanente asociada a un proyecto globalizador que valida el uso de armas nucleares, un acto criminal contra la vida del planeta que puede ser única en el universo todo y sagrada. No es válido rendir homenaje a los millones de víctimas de la guerra en ceremonias que no desafían las perspectivas dominantes sobre la guerra como un inevitable, que no despiertan la conciencia a la acción por la paz. Promover la paz como única solución a los problemas de la humanidad es crucial. Hoy, a los daños de guerra a humanos y a otras especies, se suman los daños al medio ambiente y el despilfarro de recursos naturales esenciales para la supervivencia de la humanidad. Es prioritario decir no a la guerra y al militarismo y terminar con la glorificación de la muerte para beneficio del poder.

Categorías: Sin categoría | Deja un comentario

Qué política tiene Trump con América Latina a un año de salir electo? La respuesta no es alentadora. Por PABLO PARDO

images

Con México: dejar el Tratado de Libre Comercio (NAFTA, por sus siglas en inglés) y obligarle a pagar por el muro fronterizo. Con Venezuela: sanciones y, al menos en una ocasión, el 11 de agosto, una posible intervención militar. Y con Cuba: restricción de la apertura llevada a cabo por Barack Obama de 2014 a 2016 por considerarla “unilateral”.

Esas son las pocas ideas que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha transmitido en relación a sus planes políticos con América Latina, a un año de haber ganado las elecciones nacionales. Dos de ellas – las relativas a México y a Cuba – se encuentran entre las propuestas de su campaña electoral y, sin duda, jugaron un papel importante, si no crítico, en su victoria hace un año. La cuestión es que una cosa es hacer campaña. Y otra, muy diferente, gobernar.

Así que la pregunta es ¿tiene Donald Trump una política exterior hacia América Latina?, y si la tiene…¿cuál es?

Puede sonar extraño. Pero no lo es. EEUU ha tendido históricamente a olvidarse de sus vecinos del Sur. En parte, porque éstos nunca le han causado excesivos problemas. Así lo explica en una entrevista Mauricio Cárdenas, ministro de Hacienda de Colombia, uno de los países con mejores relaciones tanto con el equipo de Barack Obama como con el de Trump.

“Históricamente en Washington ha habido una tendencia a preocuparse por los casos problemáticos”, responde Cárdenas cuando se le pregunta si la Administración Trump ve a América Latina en su conjunto o solo casos específicos, como, por ejemplo, Venezuela. “Ahora es Venezuela, igual que en otros momentos eran otros países. Eso va cambiando con el tiempo. Pero es natural y en cierto sentido explicable”, concluye.

Según esa teoría, EEUU no tiene una política coherente hacia América Latina… porque no la ha tenido nunca. No es una tesis nueva. De hecho, el fundador de la consultora de riego político Eurasia Group, Ian Bremmer, va más lejos. Desde que Barack Obama fue reelegido en 2012, sostiene Bremmer, EEUU no ha tenido una verdadera política exterior.

Eso se ha reforzado con Trump. Por dos motivos. El primero, porque el presidente de EEUU es marcadamente aislacionista. Si la política de Trump es retirar a EEUU en

general de los asuntos del resto del mundo – como ha declarado el presidente del Consejo de Relaciones Exteriores y director de Planificación Política del Departamento de Estado con George W. Bush, Richard Haas – es difícil tener una doctrina en política exterior.

La segunda razón es porque, bajo la presidencia de Trump, el Departamento de Estado, que dirige en teoría las relaciones exteriores de EEUU, ha entrado en colapso. En ese caso, la culpa no es de Trump, sino de su secretario de Estado, Rex Tillerson. Eso, a su vez, ha abierto la puerta a que entren en acción otros agentes, como, por ejemplo, el yerno del presidente, Jared Kushner, a la hora de decidir la política hacia Oriente Medio. En el caso de América Latina, ese papel le corresponde al senador cubano-americano Marco Rubio, que, según algunos, es quien verdaderamente decide la política de Washington en la región.

Así lo ven los republicanos que se oponen a Trump. Uno de ellos es Roger Noriega, que con George W. Bush desempeñó los cargos de embajador ante la Organización de Estados Americanos y secretario de Estado Asistente para el Hemisferio Occidental. “En mi opinión, Rubio sí es quien decide, porque el Departamento de Estado está siendo incapaz de movilizar a su propia gente”, explica Noriega, sentado en una sala de conferencias de su empresa de lobby, Vision Americas. Según Noriega, el Departamento de Estado está sufriendo “de un liderazgo que no es malo, sino terrible”. Y eso genera un vacío que en la política hacia América Latina está ocupando Rubio.

 

Categorías: Sin categoría | Deja un comentario

LENIN, MARIATEGUI Y LA EPOPEYA DE OCTUBRE. Por Gustavo Espinoza M.

revolucion_de_octubre_2

 Uno de los poemas más bellos escritos por Gonzalo Rose está dedicado a Mariátegui deplorando su muerte, ocurrida cuando apenas había cumplido 35 años. “¿Hay algo más terrible que la muerte de un hombre verdadero cuando aun su estación dictaba frutos?” se pregunta el poeta de “Las Comarcas” iniciando el verso que evocamos. Pero él termina con una formulación que no es sólo literaria, sino también política: Dice “El, es nuestro Lenin. Sólo le falta su octubre rojo…”.

 Este bello verso simboliza  no sólo el mensaje de un intelectual que juzga su deber vincular al revolucionario peruano con el inspirador y ejecutor de la Revolución de Octubre, cuyo centenario celebramos en nuestros días; sino que  también forja un  paralelo político que debe ser analizado en una circunstancia como ésta, cuando el recuerdo  de este acontecimiento, constituye no solamente una necesidad histórica,  sino también  aliento para nuevas batallas.

Hay elementos comunes entre Lenin  y Mariátegui, sin  duda, pero también  notables diferencias.  Ellas tienen que ver no solamente con las circunstancias en las que ambos vivieron, sino también con los escenarios concretos en los que desarrollaron sus luchas; las diferentes experiencias y tareas que abordaron, y hasta la formación académica que ambos alcanzaron.

Nos se trata, entonces, de diseñar un paralelo, ni de pretender ubicar a uno al mismo nivel que al otro en la consideración de los pueblos.  Apenas, si de esbozar un perfil que nos ayude a comprender mejor el fenómeno que estudiamos, y nuestra realidad; al tiempo de resaltar la opinión que el Amauta tuvo de la Gesta de Octubre y de sus repercusiones en el escenario.

 CUATRO LECCIONES DE LA HISTORIA 

Hemos dicho, y es  verdad, que la Revolución Rusa fue el acontecimiento más trascendente y significativo de los últimos cien años, que cambió el rostro del Siglo XX, y abrió una perspectiva distinta para el desarrollo de la humanidad.

Una somera visión del fenómeno que naciera al fragor de los cañonazos del Crucero Aurora, nos permite percibir hasta cuatro factores que ameritan esa afirmación.

La Revolución Rusa, en primer lugar, mostró al mundo que era posible cambiar radicalmente el escenario político de un  país. Que no tenía sustento la conocida afirmación de que “nada es posible”, que “todo habrá de seguir igual”, que “no hay salida” a los problemas de los pueblos. En otras palabras que es algo así como la suerte del destino –o una simple Voluntad Suprema- la que ha hecho a algunos hombres ricos y a otros pobres; a algunos países avanzados, y a otros dependientes; a algunos pueblos libres, y a otros siempre  oprimidos.

La Revolución de Octubre demostró que la explotación no era perpetua; que la opresión social, podía concluir; que la injusticia y el hambre, no eran eternos; que en un momento determinado de la historia, podían cambiar las cosas. Y que ése era el signo de un tiempo nuevo. Fue ese, un mensaje de oro para todos.

En segundo lugar, la Revolución de Octubre fue  capaz de sacar a un país del fondo de un  pozo, y colocarlo a la cabeza de los pueblos en la lucha por una sociedad mejor, más humana y más justa. Hay que recordar que antes de 1917, la Rusia de los Zares era un país secularmente atrasado.

Casi el 80% de la población vivía en el campo; en tanto que más del 60% de los  que habitaban las ciudades, registraban muy altos niveles de pobreza y aún de miseria. El 95% de la población rural, era analfabeta. Había, ciertamente, esbozos de desarrollo industrial, pero eran escogidos, y se situaban en lugares precisos. No implicaban un nivel compatible con el alcanzado por otros países europeos.

En pocos años, la Unión Soviética logró impresionantes niveles de desarrollo. En 1931 puso en vigencia sus Planes Quinquenales y asumió dos políticas complementarias: la industrialización forzada y la colectivización forzosa de la agricultura  Ambas herramientas le permitieron, diez años más tarde, enfrentar militarmente al la primera potencia mundial -el eje Berlín / Roma- y vencerlo.

Y luego del 45, convertirse en una de las cuatro “Grandes Potencias”. En los años 50 superó prontamente a Inglaterra y Francia y a partir de 1950 comenzó a igualar a los Estados Unidos de Norteamérica, a quien superó en diversos escenarios –como la conquista del espacio- en los años 60.

De modo general, en la educación, la ciencia, el arte, y la cultura, la URSS alcanzó  niveles excepcionales. Ni siquiera  sus adversarios más enconados, pudieron nunca negar tales evidencias. Si hoy se habla de los adelantos de Cuba en materia de educación, por ejemplo. Hay que admitir que  ésa, fue una escuela que dejó el socialismo, desde los tiempos de Lenin  hasta nuestros días.

Y es que,  en muy poco tiempo, en apenas medio siglo, la Unión Soviética se forjó como una Gran Potencia. Fue el primer Estado Pacífico y Creador de la historia humana Y abrió una perspectiva sin igual para el hombre. Por eso, su implosión constituyó la mayor tragedia para los pueblos.

El tercer elemento clave estuvo vinculado a la capacidad de la URSS para salvar al mundo de la barbarie Nazi-Fascista. Mucho más allá de lo que hoy dice la prensa imperialista, fue la Unión Soviética, la que derrotó a la Alemania Nazi en la II Guerra Mundial. Portentosas hazañas como la defensa de Moscú, el Cerco a Leningrado, la batalla de Stalingrado, el Arco de Kurts y la Marcha hacia Berlín; fueron, una a una, epopeyas que marcaron historia y costaron la vida a 25 millones de soviéticos. Nadie, jamás, pagó tan alto precio por la libertad.

Hoy se conocen los planes hitlerianos, aquellos que se habrían puesto en ejecución en el caso que la Alemania Nazi hubiera ganado la guerra: Moscú habría desaparecido completamente ahogada con todos sus habitantes, quedando convertida en una nueva imagen del Mar Muerto. Y en  nuestro continente habrían sido exterminadas todas las llamadas “poblaciones nativas”. Se habría “repoblado” estos territorios con exponentes de la “raza superior”, la Raza Aria.

La URSS no sólo se salvó  a sí misma.  Salvó al mundo del oprobio nazi; y nos salvó, a los latinoamericanos, de la extinción total. Eso, nunca hay que olvidarlo.

Y el cuarto elemento a considerar es que, gracias a la Revolución de Octubre y a la lucha nacional liberadora de los pueblos, se desmoronó definitivamente el régimen colonial. Cayeron -para no levantarse más-  los viejos Imperios Coloniales y asomaron centenares de nuevos países en Asia, Africa y América Latina. Y fue posible la Revolución China, la liberación de la India, la victoria de Corea, la Revolución Cubana, el triunfo de Vietnam, el ascenso de las luchas de la clase obrera europea y el desarrollo de una solida conciencia antiimperialista de los pueblos de América Latina. La URSS, fue el comienzo. Lo dijo el Amauta en 1921: “La Revolución Rusa, es siempre el principio de la Revolución Social”.

 Aunque aún subsisten algunos enclaves coloniales, es claro que ya quedó en la historia la etapa aquella en la que los Grandes Imperios, vivían de las riquezas de los pueblos sometidos. Con el advenimiento del Imperialismo, los esquemas de la dominación, son otros. Y los Estados –surgidos en nuestro tiempo- afirman de manera constante y creciente, su independencia y su soberanía.

 VIDAS PARALELAS

 Guardando las distancias que la realidad reclama, hay que subrayar que, definitivamente, Lenin y Mariátegui fueron vidas paralelas.

Ambos nacieron,  aunque en distintas fechas, en el siglo XIX.  Mientras el líder ruso vio la luz en una aldea lejana en 1870;  nuestro Amauta nació  al sur del país, en Moquegua, en 1894. Y ambos vivieron poco tiempo muriendo en la primera parte del siglo XX con apenas seis años de diferencia. Uno, en 1924 y el otro  en 1930; con 53 y 35 años, apenas, respectivamente.

Los dos se guiaron por el ideario Marxista. Y lo asumieron a partir de su propia experiencia de vida. Estudiaron la teoría, asimilaron su práctica y enriquecieron sus formulaciones con aportes  ideológicos y políticos de innegable valor. Asistieron a la fundación de sus propios Partidos, y fueron sus líderes históricos y naturales, sin apego alguno por cargos o por puestos.

Trabajaron siempre estrechamente vinculados a la clase obrera de sus propios países, Y aportaron a sus luchas con vigorosas ideas y concepciones de clase. Fueron plenamente conscientes del papel de la prensa y trabajaron de manera infatigable en la batalla de ideas que libran los pueblos contra sus opresores.

Para Lenin, la “Iskra” –“las Chispa”- y “Pravda” -Verdad-; fueron valiosas herramientas de combate: para Mariátegui, “Amauta” y “Labor” jugaron un rol de primera importancia en la tarea de difundir el pensamiento.

Y los dos buscaron  afanosamente conocer la realidad de sus países y extraer de ella los caminos para avanzar a la tarea de sus pueblos. No en vano, la primea obra de Lenin se llamó “El desarrollo del capitalismo en Rusia”, en tanto que la más  conocida de Mariátegui fue sus “7 Ensayos…”  

 Pero al mismo tiempo, fueron marcadamente internacionalistas, convencidos que la lucha que libraban no podría resolverse sólo en el marco de las fronteras de sus países, y que ellos tenían el deber de aportar al combate del proletariado universal alentando la Revolución Mundial; porque, como Carlos Marx, habían  llegado a la conclusión que no bastaba conocer el mundo, sino que había que transformarlo.

 Pero, sobre todo, los dos fueron revolucionarios a carta cabal. Nunca se encasillaron en conceptos formales, ni en dogmas,  rechazaron el diletantismo, y pusieron su mayor esperanza en la organización, y en la conciencia de clase de los trabajadores. Enarbolaron la bandera del Socialismo con seguridad absoluta en el porvenir de los pueblos, y estuvieron imbuidos del  más alto sentido del optimismo en  la historia. Los dos hicieron de la Política una elevada práctica de Pedagogía, y la ennoblecieron para colocarla en el sitial que le correspondía.

MARIATEGUI EN LA SENDA DE OCTUBRE

Algunos analistas del escenario mundial y hasta incluso personas consideradas “de izquierda”, se empeñan con cierta pertinacia, en ubicar a Mariátegui alejado de la experiencia Soviética. Argumentando  que fue un “revolucionario original”, “distinto y distante de los comunistas ortodoxos”, lo sitúan casi como  “contestatario” de la   visión bolchevique, Algo así  como un “libre pensador”, “ajeno a  esquemas y a dogmas”.

Las palabras dichas al desgaire pueden inducir a engaño. Hay que partir de la idea que Mariátegui fue un comunista. Y que los comunistas, por el mismo hecho de serlo, son originales, libre pensadores, ajenos a dogmas y a criterios formales, y a esquemas. Si alguien los tiene, registra  defectos y deformaciones de ese orden, que finalmente lo alejan de su auto definición.

Veamos en el caso concreto, cuál fue la posición del Amauta respecto a la Revolución de Octubre. Recordemos, en primer lugar que sólo cuando ella se produjo (noviembre de 1917) fue que Mariátegui encontró el rumbo que buscaba: “nauseado de política criolla, me orienté resueltamente hacia el socialismo, rompiendo con mis primeros tanteos de literato inficionado de decadentismo y bizantinismo finiseculares” dijo a inicios del 18 y muy poco antes de asegurar, que si bien su revista “Nuestra Época” no portaba un  programa socialista, si aparecíacomo un esfuerzo ideológico y propagandístico en  ese sentido”.

Y porque “andaba en ese sentido”, Mariátegui se vinculó a las organizaciones sindicales de la época, a la Federación Gráfica del Perú, a los textiles, panaderos y otros, a los que procuró  entregarles  un  mensaje de clase que lo distanció obviamente de los anarquistas, que, a  su vez, lo combatieron como lo recuerda en sus memorias Julio Portocarrero.

Fue con la intención de conocer la experiencia  europea que Mariátegui  viajó al viejo continente. Allí estudió el proceso de formación de los Partidos Comunistas, se vinculó a los núcleos revolucionarios ligados al Partido de Gramsci, nacido en Livorno; y analizó con  singular detenimiento la  evolución de la naciente Rusia Soviética.

Cuando tuvo lugar la Conferencia de Génova para la reconstrucción de la economía de Europa,, en 1922,  se anunció la posible asistencia de Lenin. Este no pudo concurrir. En su lugar estuvo  el diplomático soviético  Georgui Chicherin.  Mariátegui lo entrevistó con singular interés porque eso respondía a su más definida vocación política.

Mariátegui no pudo viajar a Rusia por razones de orden estrictamente personal, como lo aseguró, pero eso no disminuyó su interés por el proceso soviético, que siguió con diligencia ejemplar. Cuando retornó al Perú, su quinta conferencia en las Universidades Populares González Prada –el 13 de julio de 1923- fue sobre la Revolución Rusa; y  luego, el 22 de septiembre de ese mismo año, en la revista “Variedades”,  insertó un extenso artículo titulado precisamente “Lenin”. Recordemos algunos párrafos del mismo:

la figura de Lenin, esta nimbada de leyenda, de mito y de fabula. Se mueve sobre un escenario lejano que  como todos los escenarios rusos, es un poco fantástico y un poco aladinesco. Posee las sugestiones y atributos misteriosos  de los hombres y las cosas eslavas…”

“Quienes han asistido a asambleas mítines, comicios en los cuales ha hablado Lenin, cuentan la religiosidad, el fervor, la pasión que suscita el líder ruso. Cuando Lenin  se alza para hablar, se suceden ovaciones febriles, espasmódicas, frenéticas. Las gentes vitorean, gritan, sollozan. Pero Lenin no es un tipo místico, un tipo sacerdotal, ni un tipo hierático. Es un hombre terso, sencillo, cristalino actual, moderno”…

“Lenin es un revolucionario sin desconfianzas sin vacilaciones, sin grimas. Pero no es un político rígido ni inmóvil. Es, antes bien, un  político ágil, flexible, dinámico, que revisa, corrige y rectifica sagaz y continuamente su obra… la historia rusa de estos seis años,  es un  testimonio de su capacidad de estratega y de conductor de muchedumbres y de pueblos”

Alguien podría decir que estos escritos corresponden a una etapa de la obra del Amauta cuando estaba sensiblemente atraído por el genio de Lenin, por su vida o por su muerte. Pero no, años después. En febrero de 1928, cuando Trotski fue separado del Partido Bolchevique, Mariátegui consideró su deber resaltar nuevamente el papel de Lenin, Dijo:

“La Revolución Rusa, que como toda gran revolución histórica, avanza por una trocha difícil que se va abriendo ella misma con su impulso, no conoce hasta ahora días fáciles, ni ociosos Es la obra de hombres heroicos y excepcionales, y, por este mismo  hecho, no ha sido posible sino con una máxima y tremenda tensión creadora. El Partido Bolchevique. Por tanto, no es ni puede ser una apacible y unánime academia. Lenin le impuso hasta poco antes de su muerte, su dirección genial;  pero ni aún bajo la inmensa y única autoridad de este jefe extraordinario, escasearon dentro del Partido los debates violentos. El Partido Bolchevique no se sometió nunca pasivamente a las órdenes de Lenin, sobre cuyo despotismo fantaseó a su modo un periodismo folletinesco que no podía imaginarlo sino como un Zar Rojo… Lenin ganó su autoridad con sus propias fuerzas; la mantuvo luego con la superioridad y clarividencia de su pensamiento. Sus puntos de vista prevalecían siempre por ser los que mejor correspondían a la realidad”.

No necesitamos aludir extensamente a la posición que asumió Mariátegui cuando la crisis tocó las fibras del Partido Bolchevique Tan sólo decir que el Amauta recordó que Trotski resultó  “el líder de una composición heterogénea en la cual se mezclaban elementos sospechosos de desviación derechista y social-democrática, con elementos incandescentemente extremistas, amotinados contra las concesiones de la Nueva Política Económica, la NEP”. Por eso, pese a reconocerle innegables meritos, nunca se sintió particularmente atraído por su figura ni por sus planteamientos.

Por lo demás, Mariátegui observó con claridad un fenómeno errático. Y dijo: “El trotskismo no sale de un  radicalismo teórico que no logra condensarse en fórmulas concretas y precisas”.

Esta “toma de posición” que reviste el carácter de una opción de principios, no debe llevarnos a la confusión. Hay que juzgar siempre a los hombres de acuerdo al tiempo en el que vivieron, a los elementos de juicio con los que contaron, a los compromisos y tareas que abordaron, y al escenario concreto en el que les tocó vivir y  luchar.

Sería estéril inducir un  debate respecto a lo que “podría haber sido” la posición del Amauta si éste hubiese tenido a la mano los elementos de juicio y los recursos con los que contamos hoy. El subjetivismo, en ese plano, siempre nos habría ganado la batalla.

 

 

PERFILES EN LA HISTORIA

Como puede apreciarse, al evocar el Centenario de la Revolución Socialista de Octubre, resulta legítimo –y emblemático- citar a Lenin y a Mariátegui.  Sus vidas estuvieron  estrechamente vinculadas a ese ideal que hoy vuelve a estar en los sueños y en las expectativas de los pueblos.

Aunque la URSS hoy no exista, los mensajes de su fundador, y los de su primer discípulo en el Perú, se levantan con renovados bríos y palpitan en el pecho de millones.

Llegará día, sin duda, en el que volverá a brillar el sol del Socialismo alumbrando el derrotero de los pueblos. Cuando eso ocurra, se podrá decir que  Lenin y Mariátegui, con sus perfiles diseñados en la historia, sellaron finalmente su obra.

Lima, octubre del 2017

(*) Ponencia sustentada en Simposio “José  Carlos Mariátegui y la Revolución de Octubre”. Lima, 25 – 27 de octubre del 2017. Casa Museo José Carlos Mariátegui

 

 

Categorías: Sin categoría | Deja un comentario

CINCUENTA Y CUATRO AÑOS DESPUÉS A PROPÓSITO DE CUBA

bloqueo_26

Fulgencio Batista, sanguinario dictador cubano, en 1952 rompe el orden constitucional, en Cuba, suspende el Congreso y entrega el poder legislativo al Consejo de Ministros; suprime el derecho de huelga y restablece la pena de muerte. Wayne S. Smith, funcionario de la embajada norteamericana describe, respecto a Batista: “…torturando y matando a los insurgentes, ahorcándolos en los árboles, en las carreteras”.

Salim Lamram, Doctor en Estudios Ibéricos y Latinoamericanos de la Universidad París Sorbone-París IV nos describe, magistralmente, en sus “Cincuenta verdades sobre la sanción impuesta a Cuba por EE.UU.”.

El 26 de junio de 1953 Fidel Castro encabeza una expedición armada para liberar a Cuba y desde 1962 dirige al pueblo cubano, recuerda que “En nuestra guerra de liberación nacional, no hubo un solo caso de prisionero torturado, ni siquiera para conseguir una información militar para salvar a nuestra tropa”. El New York Times también aludió al buen tratamiento reservado a los soldados presos, describiendo: “Es el tipo de conducta que ha ayudado al Señor Castro a tener una importancia tan extraordinaria en el corazón y el espíritu de los cubanos”

Por otro lado, en julio de 1948, de acuerdo, siempre, a Salim Lamram, el Departamento de Estado norteamericano determinó: “La economía Mono productora depende casi exclusivamente de Estados Unidos. Si manipulamos las tarifas o la cuota azucarera podemos hundir a toda la isla en la pobreza”. El Banco Nacional de Cuba, describe que entre 1952 y 1953 el PBI cayó 11.51% y entre 1953 y 1954 creció, apenas, 0.9%. Las reservas monetarias cayeron de 448 millones de pesos en 1952 a 383.5 millones en 1953; la deuda de la nación alcanzó 1,300 millones en 1959 y el déficit presupuestal llegó a 800 millones de dólares. El sector azucarero, en 1952, generaba 623 millones de pesos y en 1953 bajó a 383.5 millones.

CASI NUNCA CARNE, PESCADO, HUEVOS O LECHE

El Consejo Nacional de Economía de EE.UU. realizó un estudio respecto a Cuba y determinó que entre mayo de 1956 y junio de 1957 el número de desempleados era de 650,000 (35% de la población activa). Cerca del 60% de los campesinos vivía en barracones con techo de guano y piso de tierra desprovistos de sanitarios o de agua corriente, cerca del 90% no tenían electricidad, cerca del 85%, de estos barracones, tenían una o dos piezas para toda la familia, sólo el 11% de los campesinos consumían leche, el 4% carne y el 2% huevos. El 43% eran analfabetos y el 44% nunca había ido a la escuela. ElNew York Times señala que “la gran mayoría de ellos en las zonas rurales, guajiros o campesinos vivían en la miseria, a nivel de la subsistencia”. Según el economista inglés, Dudley Seers, las condiciones en el campo eran malísimas, cerca de un tercio de la nación vivía en la suciedad, comiendo arroz, frijoles, plátanos y verduras, casi nunca carne, pescado, huevos o leche; viviendo en barracones, normalmente sin electricidad, ni letrinas, víctima de enfermedades parasitarias y no se beneficiaba de un servicio de salud. Se le negaba la instrucción, sus hijos iban a la escuela un año como máximo.

El Presidente John Kennedey se expresó “Pienso que no hay un país en el mundo, incluso los países bajo dominio colonial, donde la colonización económica, la humillación y la explotación fueron peores que las que hubo en Cuba, debido a la política de mi país durante el régimen de Batista”

Arthur M. Schlesinger, Jr. Asesor personal del presidente Kennedey recordó una instancia en la capital cubana y testimonió: “Me encantaba la Habana y me horrorizó la manera en que esta, adorable, ciudad se había transformado, desgraciadamente, en un gran casino y prostíbulo para los hombres de negocios norteamericanos (…) Mis compatriotas caminaban por las calles, se iban con muchachas cubanas de catorce años y tiraban monedas sólo por el placer de ver a los hombres revolcarse en el alcantarillado y recogerlas. Uno se preguntaba cómo los cubanos, viendo esta realidad, podían considerar a EE.UU. de otro modo que con odio”.

DEL BURDEL NORTEAMERICANO

 

 A LA CUBA DIGNA

 

Cincuenta y cuatro años después de que era el “Gran casino y el burdel norteamericano” de todos los fines de semana y arrastrando, también, indicadores socioeconómicos desastrosos, Cuba tiene, hoy, indicadores sociales y económicos envidiables, que están por encima y es líder de, casi, todos los países de América Latina y el Caribe (A.L. y el C.) e, incluso, se disputa con países desarrollados, como Alemania, EE.UU., Japón, etc.; correspondiéndole, entonces, un mérito envidiable extraordinario por haberse, incluso, sobrepuesto a las draconianas Sanciones Económicas impuestas por EE.UU.

Al 2014, de acuerdo a la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), en “Panorama Social de América Latina” – 2015, la POBREZA en América Latina alcanzó, como promedio regional, a mucho más de la cuarta parte (28.2%) de su población, alcanzando la elevada cifra de 168 millones de personas pobres. Y en situación de INDIGENCIA, llegóa 11.8% equivalente a 70 millones de indigentes en América Latina y el Caribe.

No obstante ello, el 11 de marzo de 2014 Cuba recibió, de parte de la “Organización de la Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura” (FAO), un reconocimiento por haber erradicado el hambre en Cuba por medio de su representante Regional de la FAO, Raúl Benítez, señalando que esta experiencia y compromiso de Cuba nos da una hoja de ruta para seguir la meta regional y global de lograr hambre cero.

El periódico BBC-Mundo informa que la Organización de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) en su Balance del año 2009 determina que en Cuba no existen problemas de “Desnutrición Infantil”, que es el primero de los Objetivos del Desarrollo del Milenio(ODM). Otro de los Objetivos es que la “Enseñanza primaria sea universal”, Cuba logró, ya,hace muchos años; la educación beneficia hasta los niños que habitan en lo más intrincado de las montañas. En lo que corresponde a la “Igualdad de Género y la Autonomía de la Mujer”, debemos decir que siendo ellas la mitad de la población, ocupan el 63% de las plazas universitarias. A nivel laboral, entre 1970 y 2008, el número de mujeres dirigentes creció 7 veces y el de las técnicas se multiplicó por 5. En cuanto a la “Reducción de la Mortandad Infantil”, Cuba tiene un índice que sólo es comparable con algunos países desarrollados. En fin, los ODM., en Cuba ya están cumplidos.

Cuba se ubica en un lugar privilegiado en “Proporción de la población subalimentada” alcanzando  un apreciable lugar de menos 5% de su población subalimentada, comparable, sólo, con regiones adelantadas como EE.UU., Alemania, Francia, República de Corea, etc., por encima de “Regiones en desarrollo” y muy por delante de “Países menos adelantados”. Lo que más destaca, de este comportamiento, es su carácter histórico: De 2000 a 2002 menos 5%; de 2005 a 2007 menos 5%; de 2009 a 2011 menos 5%; de 2012 a 2014 menos 5% de población subalimentada en Cuba. (El estado de la inseguridad alimentaria en el mundo – 2014, de la FAO, del Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola y del Programa Mundial de Alimentos)

En línea con estos logros, Cuba tiene un “Gasto Público Social” equivalente a 42% del PBI. Muy por encima del promedio de América Latina y el Caribe que representa un 19.5%, lo que quiere decir que Cuba tiene un gasto social que representa 215% del promedio simple de A.L. y el C. (“Programa Social de América Latina” de la CEPAL-2015)

Mortandad Infantil” .- Otro indicador muy sensible, en este comportamiento, es el de la Mortandad Infantil; si nos acercamos, retrospectivamente, al año 1970, solo 8 años después que Fidel Castro dirigiera los destinos de Cuba, encontramos que las estimaciones hechas por la CEPAL desde 1960 en “Mortalidad en la Niñez una Base de Datos de América Latina y el Caribe”, determina que Cuba tiene el menor número de niños fallecidos por cada mil nacidos vivos, en toda América Latina y el Caribe,  correspondiéndole un escaso 5 por mil; en el caso de Bolivia, siempre en el año 1970,  tiene 22; Brasil ( 1966-1967) acarrea 91 y Perú (1963-1973) 165, que corresponde al área urbana; para el sector rural corresponde a Cuba 38 por cada mil, que representa, también, el más bajo de toda América Latina y el Caribe. En 1990, tanto en el área urbana como rural, Cuba tiene 14 fallecidos por cada mil, muy por debajo del resto de toda América Latina y el Caribe e inferior (menos de la mitad) de lo que tenía en 1970. Todos estos indicadores están relacionados a la educación de la madre. En síntesis, en Cuba, en 1962 correspondieron 59.4 fallecidos por cada 1,000, mientras que en el año 2012 equivale a 5.5 fallecidos por cada mil; logro extraordinario, significando una diminución, de mortandad infantil, de cerca de 1,000% (980%).  En lo que corresponde al quinquenio 2010-2015 (CEPAL-Anuario Estadístico de América Latina y el Caribe-2015), en Mortandad Infantil, Cuba sigue teniendo la misma cantidad 5.5, que es la tasa más baja en toda A.L. y el C. que tiene 19.8 fallecidos por cada mil nacidos, es decir que la tasa de mortandad infantil en Cuba es 260% menos que el promedio de A.L. y el C.; y cerca de 400% (392%)menos que el promedio del Caribe. En EE.UU. la tasa de mortalidad infantil, en menores de 1 año, es 20% más que en Cuba. La tasa de mortalidad infantil neonatal (probabilidad de morir durante los primeros 28 días completos de vida) en EE.UU. es 33.3% más queel de Cuba; de Perú es 166.7% más que de Cuba y la mortalidad neonatal en México es 133.3% más que de Cuba.

Merece especial atención, que la “Tasa de Mortalidad de Menores de 5 años” en Cuba representa 6%, porcentaje por debajo de EE.UU. que tiene 7% de mortalidad; es decir que en el país del norte, la potencia mundial, mueren cerca de 17% más que en Cuba. Respecto a México, Cuba tiene 150% menos de mortalidad de menores de 5 años y con relación a Perú, Cubatiene 183.3% menos de mortalidad que Cuba.

Siempre, de acuerdo a la CEPAL, hasta 1965 se consideraba nacido vivo a los recién nacidos que sobrevivían las primeras 24 horas. En 1967 y 1969 se introdujeron cambios importantes en la legislación y a partir de 1970 el registro de nacimientos y defunciones es prácticamente completo.

Respecto a la Población que consumen por debajo del nivel mínimo de“Energía Alimentaria”, Cuba, conjuntamente con Argentina, Brasil, Venezuela, Uruguay, etc, tienen un reducido porcentaje de 5.0 por ciento, de su población, lo que quiere decir que Cuba y estos países, tienen un porcentaje menor que consumen esa cantidad de energía alimentaria, respecto al promedio de A.L. y el C. que es de 5.5% de consumo mínimo de Energía Alimentaria, lo que quiere decir que Cuba y los otros países están ubicados en mejor posición que el promedio de América Latina y el Caribe. En cuanto se refiere a “Disponibilidad de Energía Alimentaria”, en Kcal/día por persona, Cuba se encuentra sólo por debajo de Argentina, pero, igualmente, superior a todo el resto de países de A.L. y el C. en el año 2014, correspondiéndole un apreciable 3,533 Kcal/día por persona frente al promedio de A.L. y el C. que es 3,069 Kcal/día por persona. En los países industrializados el consumo de energías en la dieta diaria media es de 3.340; en EE.UU. 3.620; Italia 3.480; Austria 3.380; Suecia 3.170, Perú se encuentra con 2,760 Kcal/día por persona.Evidenciando, entonces, que el consumo de Kcal. en Cuba se encuentra a la altura de los países más desarrollados. (“Anuario Estadístico de A.L. y el C.” CEPAL– 2015)

MUERE UN NIÑO DE HAMBRE CADA 5 SEGUNDOS

El hambre es el flagelo más injusto e inhumano de la sociedad y es peor, todavía, cuando se trata de niños. Si es condenable cuando alcanza a adultos, es abominable cuando afecta a niños. La manifestación más directa es la DESNUTRICIÓN INFANTIL. Cuando el niño, al nacer, tiene menos de 2,500 gramos, de peso, se incrementa el riesgo de mortandad infantil y desnutrición. En América Latina y el Caribe, el bajo peso al nacer alcanza el 10% de los nacidos vivos. República Dominicana (11%), Guyana (12%), Haiti (21%), Trinidad y Tobago (23%), en estos dos últimos casos superan los niveles del África subsahariana. En cambio Cuba presenta un bajo porcentaje de niños con bajo peso al nacer (6%) incluso inferior al promedio observado en los países más industrializados. En “Desnutrición en Menores de 5 años” de CEPAL-Serie de Publicaciones sociales 1996-2002, Cuba tiene 4.6%,porcentaje muy inferior al promedio de toda América Latina que tiene 15.6%; es decir, que A.L. y el C. tiene 229.1% más desnutridos que Cuba. La UNICEF, asegura que en Cuba no hay Desnutrición Infantil.

En “Mortalidad Infantil”, Cuba tiene una tasa de 5.5%, muy por debajo del que tiene todos los países de América Latina y el Caribe que corresponde a 19.8%; es decir Cuba tiene 260% menos de mortandad infantil que toda A.L. y el C.; México 18.8%; Perú 18.6%. (“Anuario Estadístico de A.L. y el C.” CEPAL-2015).

De allí que recobra vigencia el diagnóstico de Pedro Rivera Ramos de ARGENPRESS,cuando determina que cada cinco segundos muere, de hambre, un niño menor de 10 años, en el mundo; más de 10 millones de niños mueren anualmente por enfermedades que, tranquilamente, podrían sanarse porque existen tratamientos. Más de 60 millones de mujeres dan a luz sin asistencia médica; 2,400 millones de personas carecen del acceso a servicios sanitarios básicos; una tercera parte del planeta, según la OMS., no tiene acceso a los medicamentos esenciales.

Este acápite está relacionado con el anterior y se refiere a la “Esperanza de Vida”, en el periodo 2010-2015 en ambos sexos, siempre de acuerdo a la fuente anterior, Cuba se encuentra en tercer lugar, con un apreciable 79.2 años de vida, sólo después de Islas Vírgenes de los Estados Unidos y Puerto Rico con 79.6 y 79.3 respectivamente; pero muy por encima de A.L. y el C. que es de 74.7, y el Caribe con 72.7, es decir los cubanos viven cerca de 5 años más que el promedio latinoamericano y 6 años más que la subregión del Caribe, en la que se encuentra Cuba. Llama la atención que Cuba tenga una esperanza de vida tan igual que EE.UU.

En cuanto a“Los partos atendidos por personal calificado”, en Anuario Estadístico de A.L. y el C. 2012, Cuba se encuentra en primer lugar en A.L. y el C., con 100% de partos atendidos por personal calificado, frente a un 86.0 por ciento de esta región, Perú con 84%

En lo que se refiere a “Niños de un año vacunados contra el sarampión”, Cuba tiene, prácticamente, el total de niños vacunados, con un 99 por ciento, frente a un 92 por ciento de A.L. y el C. y un 85 por ciento de Perú.

En Médicos por cada 1,000 habitantes, Cuba tiene 6.7 médicos por cada 1,000 habitantes, liderando en toda América Latina y el Caribe; México tiene 2.1; Chile 1.0; Perú tiene 1.1 médicos por cada 1,000 habitantes. Es decir, Cuba, tiene 219 por ciento más que México; 570 por ciento más que Chile y 509 por ciento más que Perú. Extraordinario desempaño de Cuba.(Anuario Estadístico 2015 – CEPAL)

En lo referido a “Camas de hospital por cada 10,000 habitantes”, Cuba tiene una disponibilidad de 59 camas por cada 10,000 habitantes, participando en un envidiable segundo lugar en toda América Latina y el Caribe; México tiene 16; Chile 21; Perú con 15 camas por cada 10,000 habitantes. Cuba, entonces, tiene disponibilidad de camas 269% más que México; 181% más que Chile y Cuba tiene cerca de 300% (293.3%) más de camas disponibles que Perú.

En “Población que Utiliza Agua Potable” de acuerdo a esta misma fuente, a nivel nacional, Cuba posee un 95%, tan igual como el promedio de A.L. y el C., Perú tiene 87% de su población. En cuanto a “Saneamiento”, Cuba tiene 93%, por encima de A.L. y el C. que tiene 83%, Argentina 96%, México 85%, Perú 76%.

INDICADORES DE EDUCACIÓN 

La tasa de “Alfabetización en adultos de 15 años y más”, en ambos sexos, que la CEPAL toma como fuente datos de la “Organización de las Naciones Unidas para la Educación la Ciencia y la Cultura”(UNESCO), en A.L. y el C. es 92.4%, mientras que en Cuba es, prácticamente, la totalidad (99.7%) y ocupa el primer lugar; es decir existe una diferencia de más de 7 puntos porcentuales a favor de Cuba, estando, además, en primer lugar y por encima de todos los países de América Latina y el Caribe, México tiene 94.4%, Perú 94.5%. En cuanto a sexo, en Cuba, las mujeres y hombres, casi, tienen el mismo porcentaje, con una diferencia de 0.1% en favor de los primeros. En jóvenes de 15 a 24 años, Cuba tiene una tasa de alfabetización de, prácticamente, la totalidad (99.9) por encima de toda América Latina y el Caribe que tiene 97.7%, México 98.7%, Perú 98.9%.

Otro rubro que merece la atención es el “Gasto Público en Educación”, Cuba, en el 2010, ocupa el primer lugar y por encima de todos los países de A.L. y el C. (de una muestra, de países de la CEPAL) que tiene un elevado 12.8% del PBI., superior a México que tiene 5.2%, Perú 2.8%; es decir, Cuba, tiene un gasto, en educación, de más de 146% respecto a México y de más de 357% respecto a Perú.

Merece recordar que en “Perspectivas Económicas de América Latina” CEPAL-2015 hace mención que “América Latina presenta importantes deficiencias en el desarrollo de competencias en la educación primaria, por ejemplo en el tercer grado de primaria sólo el 11% de los estudiantes de América Latina que participaron en las pruebas de matemáticas de SERCE (Segundo Estudio Regional Comparativo y Explicativo) en 2006  reconocen la regla de formación de una secuencia numérica y de encontrar promedios y resolver cálculos, combinando las cuatro operaciones básicas de los números naturales. Mientras que en CUBA más del 50% de los estudiantes resuelven los problemas mencionados anteriormente, en república Dominicana no se supera el 1% de los estudiantes”

La “DESERCIÓN ESCOLAR”, también es un desafío importante adicional para la educación terciaria. En la región las tasas de graduación del primer grado de educación terciaria son bajas: 12% en Argentina, 14% en Colombia, 18% en Venezuela, 19% en Chile y México. Destacan Costa Rica con 37% y CUBA con 51%.

En Investigación y Desarrollo (I+D), los países que invierten entre el 0.2% y el 0.5% del PBI. son Argentina, Costa Rica, Bolivia, Uruguay, Panamá, Venezuela y Colombia, los que invierten el 0.2% de su PBI. son Perú, Paraguay, mientras que CUBA, Brasil y Chile invierten entre 0.5% y 1.0 % de sus respectivos Productos Brutos Internos.

Respecto a la “Discriminación por Género en el Parlamento Nacional”, en Cuba, la participación de mujeres en el Parlamento Nacional es del 49%, podríamos hablar de una equidad numérica, entre hombres y mujeres de representación parlamentaria, mientras que en México es del 38%, Perú 22%. Resalta, también, esta participación en Bolivia (Estado Plurinacional) corresponde al 53% de participación de mujeres, en el año 2015.

En el caso delVIH SIDA y la Malaria, los laboratorios cubanos producen medicamentos y gratuitamente lo distribuyen a todos los portadores de estos virus, gracias a ello el número de enfermos y fallecidos se han reducido sustancialmente. Tienen atención médica permanente y ambulatoria y llevan una vida normal; las mujeres portadoras de este virus pueden tener hijos sanos con el cuidado de médicos especializados que las atienden. Pero, también, respecto a la salud materna, las gestantes reciben atención médica gratuita y constante desde el primer día del embarazo; en los hogares maternos, se hospedan por tiempo indeterminado las embarazadas que tienen riegos y los casos más difíciles en las clínicas neonatales cubanas

Un tema de mucho impacto social es el EMPLEO, Cuba tiene una tasa de desocupación urbana abierta de 3.4% al 2013, mientras que el promedio de A.L. y el C. es de 6.2%, que representa casi el doble de desocupación de lo que tiene Cuba, México tiene 5.7%, a pesar de la “Maquila”, Perú 5.9%

GASTO PÚBLICO COMO PORCENTAJE DEL PBI.

El comportamiento satisfactorio de todos estos indicadores socioeconómicos en favor de Cuba, no es casual ni gratuito ni es, tampoco, la mano invisible del mercado. Es el resultado de un modelo económico que prioriza el mercado interno, con una gran dosis de nacionalismo, pero fundamentalmente, de una profunda filantropía en favor de su pueblo que implementó Fidel Castro, en el marco de una gestión transparente.

El siguiente es un desagregado simple de la importancia que se asigna a algunos indicadores sociales y económicos y que, necesariamente, tubo impacto en este comportamiento.

Porcentaje del PBI. Destinado a estos Sectores

(De algunos países)

(2008-2012)

 

Países Salud Educación Ejército
Cuba 10 13 3
Chile 3 5 2
EE.UU 8 5 5
México 3 5 1
Perú 3 3 1
Fuente : UNICEF-Estado Mundial de la Infancia-2015

Como podemos observar, en esta serie de algunos países, Cuba prioriza el gasto en Salud y Educación, de allí que sus resultados son satisfactorios.

En Salud, mientras Cuba destina el 10% de su PBI. en Chile alcanza el 3%, lo que quiere decir que Cuba gasta 233.3% más que Chile y en Educación Cuba destina 160% más que Chile, en este rubro.

Respecto a EE.UU., este país gasta en Salud el 8% de su PBI. lo que significa que destina 25% menos que Cuba y al sector educación, EE.UU., destina 160% menos que Cuba; al ejército Cuba destina un equivalente a 3%, representando un 66.7% menos que EE.UU.

México, en el sector Salud, destina 233.3% menos que Cuba y 160% menos en Educación. Perú, por su parte, destina en el sector Salud 233.3% menos que Cuba y en Educación 333.3% menos que Cuba.

No siempre, entonces, un crecimiento del PBI. tiene impacto favorable en el bienestar de la población y no, necesariamente, refleja un mejor status de vida de una nación.

El Ingreso Nacional Bruto Per Cápita de EE.UU. (2013) esde $ 53,670, mientras que el de Cuba es, apenas,  $ 5,890, significando que el ingreso Per Cápita Cubano es 811.2% menos que el de los norteamericanos; pero, también, es 158.6% menos que el de Chile y 68.8% menos que el de México. Sin embargo, como hemos visto, el bienestar de la población cubana, respecto a sus indicadores sociales y económicos y, respecto, también, a estos países es, notoriamente, satisfactorio. El Director General de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) advirtió que para combatir el hambre, la pobreza y la malnutrición, quienes padecen esos males deben participar en ese proceso de crecimiento del PBI y sus beneficios.

El nivel de apertura comercial (X/PBI) al 2007, Cuba se encuentra en un 6.3%, lo que evidencia que la dinámica de su economía se encuentra en el mercado interno, A.L. y el C. tiene 24.1%, Perú se encuentra en un 25%. En estos últimos 54 años, Cuba, jamás recurrió a los “salvatajes económicos” de organismos financieros internacionales como el FMI., Banco Mundial, etc.

Finalmente, la secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina (CEPAL) Alicia Bárcena, declaró que “América Latina tiene que aprender mucho de Cuba” al destacar que la desigualdad creció en la región y en los países desarrollados, a excepción de CUBA y URUGUAY. Existe la evidencia de la necesidad de políticas “Progresistas y Progresivas” contra la pobreza. Agrega, además que “Tener el horror de ser la región más desigual del mundo. Los países más igualitarios de América Latina son Cuba y Uruguay”, y es que “El mercado jamás va a igualar, el mercado es desigualador en esencia”.

DRACONIANAS SANCIONES ECONÓMICAS CONTRA CUBA

Corresponde, a Cuba, un mérito extraordinario y distinguido por tener estos indicadores sociales y económicos que, casi, en su totalidad son superiores al promedio de todos los países de América Latina y el Caribe e incluso, en algunos casos, se disputa con países desarrollados, como EE.UU., Japón, Alemania, etc. y merece, aún más, un reconocimiento meritorio por haber superado, relativamente, las drásticas e inhumanas sanciones económicas por parte de EE.UU.. Veamos algunas de ellas:

Cuba está impedido de utilizar el dólar, como moneda de transacción internacional; Cuba no puede exportar ni importar nada de EE.UU.; desde 1992, todo barco extranjero-cualquiera sea su procedencia- que entre a un puerto cubano se ve prohibido de entrar a EE.UU. durante seis meses; todos lo habitantes de Estados Unidos pueden viajar a su país de origen cuantas veces quieran, menos los cubanos; los ciudadanos o residentes estadounidenses podían mandar una ayuda financiera a su familia sin límite de importe, menos los cubanos que no podían mandar más de 100 dólares al mes, entre 2004 y 2009; por la aplicación de extraterritorialidad de las sanciones económicas, un fabricante de coches japoneses, alemán, coreanos, u otro que desee comercializar sus productos en el mercado estadunidense, tiene que demostrar al Departamento de Tesoro que sus coches no contienen ni un solo gramo de niquel cubano; un pastelero francés que desee entrar en el primer mercado del mundo tiene que demostrar a la misma entidad que su producción no contiene un solo gramo de azúcar cubano; todo turista estadounidense que consuma un cigarro cubano o un vaso de ron Havana Club durante un viaje al exterior ya sea a Francia, Brasil o Japón se arriesga a una multa de un millón de dólares y diez años de prisión; un cubano que reside en Francia, teóricamente, no puede tomar una hamburguesa en McDonald´s; el Banco Bawag vendido (2007) al fondo financiero estadounidense cerró las cuentas de un centenar de clientes de origen cubano que residían en la república alpina, aplicando así de ese modo extraterritorial la legislación estadonidense en un tercer país; el 16 de diciembre de 2009 el banco Crédit Suisse recibió una multa de 536 millones de dólares del Departamento de Tesoro por realizar transacciones financieras en dólares con Cuba. Estas, entre otras, son las sanciones impuestas a Cuba y lo pueden encontrar en:

50 verdades sobre la sanción impuesta cuba por Estados Unidos” de Salim Lamrani.

Alicia Bárcena, Secretaria Ejecutiva de la CEPAL ha elaborado un informe para la Asamblea General de la ONU, determinando un estimado de 117 mil millones de dólares al 2014 el costo del bloqueo a Cuba.

Cuba tuvo que realizar reformas estructurales profundas y dramáticas, consecuencia de severos acontecimientos de orden interno y externo y enfrentar estos obstáculos.

El congelamiento de las relaciones de Cuba con los países de Europa Oriental y la URSS., la disolución del Consejo de Ayuda Mutua Económica (CAME), aparejado con la reorganización de su estructura productiva, hizo y hace, aún, titánica la obra emprendida por Fidel Castro en la búsqueda del bienestar y previsión social del pueblo cubano; pero sobre todo, lograr una sociedad mucho más igualitaria. Desde luego, no se trató de la transformación de un régimen capitalista a otro capitalista y, menos aún, embarcarse en el Neoliberalismo,sino de estructurar un modelo de desarrollo inclusivo e igualitario. Y desde luego sus índices de desnutrición infantil, su mortandad infantil, su consumo completo de K/cal. por día, su alfabetización; lejanos, son hoy, los de otros tiempos de las mecas por el burdel en Cuba o de cubanos sub nutridos o niños mendigando por las calles etc, etc, atestiguan, así, la raigambre de la bondad, de Cuba, en beneficio de su pueblo.

La manifiesta bondad de estos auspiciosos indicadores socio-económicos alcanzan una dimensión valorativa muy por encima de sus “índices reales”, que desde ya son invalorables, toda vez que ni siquiera las brutales sanciones económicas impuestas a Cuba hicieron desmayar en la consecución de la DIGNIFICACIÓN de la vida del pueblo cubano.

De acuerdo al Banco Mundial, “Una niña peruana, en comparación con sus compatriotas más ricos, tiene una probabilidad seis veces mayor de haber nacido sin asistencia médica, cuatro veces mayor de morir antes de cumplir los cinco años de edad, dos veces mayor de no acceder a la educación primaria y un tercio de probabilidad de disponer de agua corriente alguna vez en su vida; un indígena peruano de la zonas rurales tiene, en promedio, una probabilidad diez veces mayor de ser extremadamente pobre que su par no indígena de las zonas urbanas”.

El impacto,de esta diferenciación es dramático, y es funesto porque no tan sólo se circunscribe al inicio de su vida, arrastra, también, para toda su existencia, como un lastre insalvable con repercusiones, no tan sólo en él mismo sino de todos sus descendientes. Más tarde, en el mercado de trabajo, por ejemplo, cuando ambos se disputen una ubicación laboral, definitivamente, habrá abismales e insalvables diferencias que el sistema jamás podrá nivelar y más bien losarraigará y eternizará en el círculo vicioso, perverso e injusto.

Definitivamente, en este ínterin, podrá haber muchos simpatizantes y otros detractores,unos muy bien intencionados, otros no tanto, pero de ninguna manera se podrá desconocer los logros alcanzados. Y no se trata, como vemos, de aspectos banales y superfluos. Son las condiciones futuras determinantes: La vida o la muerte. Cuando un niño, por ejemplo, se encuentra desnutrido está mucho más expuesto a una muerte temprana que otro que no lo está, pero, definitivamente, quedará marcado para toda su vida ¡Es irreversible!.Cuando ya adulto, no podrá realizar trabajos físicos normalmente, se cansará muy breve, no podrá comprender una lectura y jamás se concentrará ante una explicación temática: La desnutrición crónica de niñoses el peor flagelo que puede existir.

Econ. Juan Verástegui Vásquez   

Juan_verastegui392@hotmail.com

 

Categorías: Sin categoría | Deja un comentario

DIÁLOGO POR VENEZUELA Y DERROTA DE CNN Por Gustavo Espinoza M. (*)

94f17439796dbc7bccad7a065ed4164c Sigue leyendo

Categorías: Sin categoría | Deja un comentario

QUIEREN TRAER LA GUERRA A NUESTRO CONTINENTE. Perú Maniobras militares en Tabatinga

Sigue leyendo

Categorías: Sin categoría | Deja un comentario

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Misecretosdehoy

Qué bonita la vida.

El Informador Boliviano

Cuba y Bolivia hermanados en la historia

La Opinión

Últimas Noticias en Español de Los Ángeles, USA, y El Mundo

La Historia Del Día

Blog para compartir temas relacionados a la historia, la política y la cultura

Juventud Matancera

Espacio de jóvenes matanceros para compartir de todo un poco y sobre todo alzar nuestra voz con la verdad siempre adelante.

Lente Latino-Americano

La unidad de nuestros pueblos no es simple quimera de los hombres, sino inexorable decreto del destino

La Santa Mambisa

Promoviendo la FE de nuestra cubanísima Revolución

miradasencontradas.wordpress.com/

"La verdad de Cuba desde nuestras miradas"

Julio Ruiz Zhingre

Derecho, ensayos y vida

EN MI LISTA NEGRA

bitácora de antagonismos

maivitacr

Este sitio WordPress.com es la bomba

Auca en Cayo Hueso

Just another WordPress.com site

Entelequia

Reflexiones & opinión

creo esic

Web NO OFICIAL. Ejercicio de comunicación sobre el Partido Ecuatoriano CREO. URJC (ESIC), Madrid, España.

Redo1

Ilustración política

Avra kahdabra

Mientras yo sea cubana siempre podré opinar

A %d blogueros les gusta esto: